Yo no voto por liberación

William Eduarte Briceño
willaseb@racsa.co.crportada

Para mi es bastante claro: por ningún motivo o circunstancia voy a votar por Liberación Nacional, ya sea que tenga de candidato a Berrocal, Johnny o Laura.
A pesar de que apenas estamos en las precandidaturas de los diferentes partidos políticos yo ya me decidí. Sin querer hacer de esto una campaña o una causa (aunque debiera), este votante va a poner su equis en cualquier casilla no verdiblanca y tiene suficientes razones.
No voy a apoyar un oficialismo que tanto daño le ha hecho a este país, apostando por un modelo de desarrollo desigual y que actualmente es desaprobado por las circunstancias mundiales. Que ha gobernado con una agenda donde el TLC y sus secuelas han sido sus únicos objetivos y además se ha desempeñado desastrosamente e incluso ha subestimado y tapado actos de corrupción y antidemocracia como el memorándum, entre otros.
Un oficialismo liberacionista que pretende implementar cambios en nuestra democracia al topar con lo que ellos llaman un “estado ingobernable”. Ya promulgan un cambio en la constitución actual y no sé si soy el único que tiembla al escuchar la propuesta de reelecciones consecutivas. Dirán que Berrocal, Johnny o Laura no tienen nada que ver con esto; pues no, son parte de la maquinaria verdiblanca que cambió de un ideario social demócrata a un neoliberalismo casi radical.
En palabras de Rolando Araya (ex candidato de Liberación Nacional): “Ya nadie habla de neoliberalismo, ni los libertarios. ¿Por qué? El neoliberalismo no es más que corrupción disfrazada” (durante la presentación de las diez medidas para enfrentar la crisis con inclusión social y productiva en el Hotel Ambasador).
Y como fin de mis razones, la utilización de la crisis mundial para implementar medidas que atentan contra l@s trabajador@s costarricenses y sus derechos. El famoso Plan Escudo no solo apoya a los mismos que engendraron esta debacle económica, también le pasa doble factura a quienes no tienen la culpa de ella. Un gobierno de empresarios que ha dejado de lado la parte más importante de una empresa: sus trabajadores.
Algunas personas dicen que votar por Calderón en las próximas elecciones es una locura; sobre todo después de las recientes declaraciones de Walter Reich. Yo creo que escoger a algún candidato de Liberación Nacional en las elecciones del 2010 es algo parecido. Si se comprueba que alguien ha hecho algo malo, no se le deja hacerlo más. Si con suficientes razones se demuestra que un modelo de desarrollo no funciona, se quita. Parece que eso no lo hemos entendido lo suficiente todavía.

Para consultar:
Social Democracia (hasta la wikipedia sabe que es social democracia) http://es.wikipedia.org/wiki/Socialdemocracia
Gobierno de los escándalos
http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/resumen/36965
Plan Escudo ¿Dónde vive?
http://www.tribunademocratica.com/2009/01/el_plan_escudo.html
http://www.bilaterals.org/article.php3?id_article=14360

Anuncios

Una encuestita

No vote verde: Lo que no se dice de Laura

2188823_0Aliandonos a los Conejitos Suicidas reproducimos parte del texto sobre la precandidata.

En el 2007, otro escandaloso negocio de corrupción de alto vuelo salió a la luz. Este asocia a la vicepresidenta (ahora pre-candidata) Laura Chinchilla y otros cinco diputados en el 2006, con su firma para impulsar una ley que permitiría construir aeropuertos privados al cuestionado Grupo Mapache. De acuerdo con el reportaje de La Nación, “La exdiputada y actual vicepresidenta Laura Chinchilla, una de las legisladoras que firman el proyecto, aseguró no recordar quién le solicitó la firma.” Y la amnesia en el PLN fue total y colectiva, porque, “el exdiputado y actual ministro de Turismo, Carlos Ricardo Benavides, tampoco recordó el proyecto, ni la exdiputada Marielos Víquez” (21/02/07). Siguiendo la tradición establecida en estrados judiciales por el expresidente José María Figueres —“señor Juez, no recuerdo”— cuando se trata de sinvergüenzadas en el PLN nadie recuerda lo ocurrido. Aunque sabemos que esta práctica no es más que la versión tica de la “omerta” de la mafia siciliana, rogamos que algún día algún periodista nos cuente cómo fue que el mapache conquistó a la chinchilla.

Tambien la respuesta de la bancada, que mas que respuesta es mas blabla sin sentido.

Amo a Laura y esperare hasta el matrimonio (asi de feo)

No vote verde ya se viene la mala de mayo